lunes, febrero 16, 2009

Allá y entonces / Aquí y ahora...

Creo que de las cosas más complejas de convertirse en "adulto", es el hecho de saber diferenciar entre lo que fue y entre lo que es. En lo personal, debo confesar que me resulta bastante complicado dejar al pasado a donde pertenece y no aferrarme a él. En muchas ocasiones durante mi cuarto de siglo + uno me he aterrado ante la posibilidad de que la vida siga su curso y las cosas cambien.

Sé que los cambios dan paso a la evolución, permiten crecer y aprehender el mundo de una manera totalmente distinta a como se concebía en etapas anteriores, sin embargo el cambio pica, da comezón, incomoda, hace que la "comodidad" de nuestra vida se des-acomode y nos obligue a buscar otro nuevo lugar desde donde vivirla. La mayoría de las veces, segun mi propia experiencia, el cambio duele a distancia, duele porque cuando volteas hacia atrás añoras lo que eras, donde estabas, quien te acompañaba...

El allá quedó en el entonces, el aquí está ahora, por mucho que considere que entonces era mejor y que ahora apesta!

(Ana debrayando as usual, as always)

3 comentarios:

Drayden dijo...

venga todo pasa.

Anónimo dijo...

Sin voluntad en la vida jamás se puede triunfar

No te dejes vencer por los recuerdos ni la adversidad

La vida sigue y tú crecerás espiritual y físicamente, donde volverás a reír llorar y los años verlos pasar pero siempre desde la felicidad debes de procura

Un saludo de Rasputín

El Beetho dijo...

Tú que no escribes, yo que no visito. Me da gusto leerte de nuevo. En cierta forma... que bueno que no escribiste mucho! ;D Llevo bastante tiempo pegado a la computadora, pero es el mismo tiempo que no he tenido de leer blogs, triste, muy triste. Ahora la cosa comienza a desahogarse y es chido regresar y ver que comienza a haber cosas nuevas por aquí. No te pierdas.
Con respecto a que todo pasa... me voy a permitir contar algo: Hace tiempo terminé con alguien -me terminó, la terminé, terminanos, como le quieras llamar, no me adjudico el crédito de nada: se acabó y ya-. Pasados unos meses coincidimos y ella me dijo algo así como: si aquél día hubieras volteado antes de irte, ahora estaríamos juntos. La neta, esa vez, cuando me lo dijo, me pesó y me lamente mucho el no haber volteado. Pero ahora, a la distancia, agradezco no haberlo hecho, pues de lo contrario no estaría aquí ahora y siendo lo que soy. Lo que tengas que dejar atrás... ¡Déjalo! ¡A lo que sigue!

whatever!

que gusto tenerte de vuelta!

Reporte clínico...

    follow me on Twitter

    Terapia grupal...