viernes, noviembre 07, 2008

Life goes on...

Lista o no, con la cabeza llena de ideas y los dedos dispuestos a expresarlas o con un terrible vacío en mi ser me dispongo a escribir el 1° post de esta nueva Ana que poco a poco se re-construye a si misma.

Tengo que decir que los últimos días han sido díficiles. De repente me despierto por la mañana con la pila alta y con ganas de hacer muchas cosas, sin embargo mientras va ocurriendo el día la pila se baja, las ganas desaparecen y me da por sentirme sola. Y no es que esté loca, la realidad es esa: estoy sola, para bien o para mal.

Lo de mi mamá, creo que todavía es muy reciente como para que en verdad caiga en cuenta de mi pérdida. Lo que es importante señalar respecto a esta situación, es que constantemente me encuentro pensando en ella, casi todo me la recuerda, maybe sea mi mente jugándome trampas, haciendo asociaciones donde no las hay, maybe sea que antes de su muerte, en mi recién asimilada etapa de independencia - madurez, no ocupaba tanto de su recuerdo, neta no sé... Sin embargo su recuerdo y mis absurdas asociaciones no me producen cosas feas, al contrario, me ayudan a dibujar una sonrisa.

Retomando el punto de "estar sola", obvio no creo, ni me siento "sola sin nadie en el mundo", por el contrario, me sé y me siento querida por muchas personas, mismas que en esta difícil situación me demostraron cuanto me quieren. Los 6 días que estuve en México, tanto amigos como familiares me llenaron de amor a diestra y siniestra, el ejemplo más notable fue cuando llegué del aeropuerto al velorio aproximadamente a la una de la mañana hasta casa de la chingada (Jardines del Recuerdo), todos y cada uno de mis amigos estaban ahí, la escena es invaluable y sé que siempre la atesoraré, si alguno de ellos lee esto espero que sepa cuánto los amo y lo que significó que estuvieran ahí para mi! Seis días después llegué a Playa a sacar la chamba, mi bro se quedo en Chilangolandia (aún sigue ahí y no tiene pa' cuando regresar) y yo regresé a la normalidad superficial de este pueblo, en donde, como he comentado en anteriores ocasiones, la gente le tiene miedo a los sentimientos, a abrir héridas, a preguntar sinceramente ¿Cómo estás? y a estar dispuesto a escuchar algo distinto a un indiferente "bien". Así que de ahí proviene mi sentimiento de soledad, de que la gente que más necesito ahora no está aqui. Sé que no simpre podemos tener lo que queremos, lo tengo bien asumido, sin embargo en estos momentos mi ardilla no gira con suficiente fuerza y me resulta complicado entenderlo.

Todo esto me ha llevado a hacerme de, lo que atinadamente he llamado, mi "kit de evasión": libros y más libros, películas, temporadas de series y un largo etcétera que incluyen tenis Adidas, perfumes carítsimos y ropa que no necesito. Nunca me había dado por el shopping blues, pero como nunca hay que decir nunca porque luego uno se muerde la lengua, aqui ando de seudo compradora compulsiva ahogando mis penas en artículos innecesarios.

Hoy, después de varios días, decidí salir de mi madriguera a mi barecito de confianza, ahí luego les cuento si en mi afán consumidor osé comprar a cierto miembro de cierta banda que fácilmente ayudaría a dejar de sentirme sola, duh!

Besos...

Ob-la-di, ob-la-da, life goes on, brah!...
Lala how the life goes on...
Ob-la-di, ob-la-da, life goes on, brah!...
Lala how the life goes on.
Obladi, oblada, lifes goes on

5 comentarios:

Mr. Magoo... dijo...

Life goes on... es verdad, suena cruel pero pues, asi este rollo, de alguna manera, nuestros jefes hicieron su mejor esfuerzo para este momento, para que uno fuera independiente y supiera seguir adelante aun sin ellos. Creo que tus papas hicieron un excelente trabajo, y mucha otra parte es tu espiritu fuerte, que te lleva a tomar decisiones y a "aventarte al ruedo"... pero de eso se trata no?
Un abrazote, y aqui andamos, agradeciendo el regreso de Ana....

Jordy dijo...

Qué mejor manera de recordar a alguien que con una sonrisa. Qué mejor manera de comprender el cariño que con la compañía de los que te estiman. Qué mejor manera de aliviar la tristeza que entender los momentos difíciles que nos toca enfrentar. Qué mejor manera de sentirnos útiles que haciendo nuestra chamba del diario. Qué mejor manera de darnos cuenta que no necesitamos algo que comprándolo. Saludos y abrazos virtuales.

Jordy dijo...

jordy182@hotmail.com

Anónimo dijo...

Mujercita...me da tristeza no saber como apoyarte.....
haz de ese recuerdo una forma de demostrarte a ti mismo las enseñanzas de tus seres queridos.
haz con ese recuerdo la mejor manera de vivir contigo y con los demás,
efectivamente no estas sola. tu sabes en quien confiar...
De todo corazón cuídate mucho...

El Beetho dijo...

No te conozco, pero de corazón te comparto un abrazo.

Te leo luego.

Reporte clínico...

    follow me on Twitter

    Terapia grupal...