domingo, junio 08, 2008

Green grapes...

Es difícil despertar cuando el día anterior fue un caos, sin embargo hay que hacerlo. Llevo días sin querer despertar, sin querer ser parte de la función, hace tanto que no soy una simple espectadora, hace tiempo que no me siento en un cómodo sillón a observar el circo que es la vida.

Estoy desconcentrada, los últimos días me la he pasado en un universo alterno, pensando en todo y en nada, poniendo poca atención en lo que hago y evidentemente cagándola. Me molesta mucho cometer errores, me desestructura el hecho de no hacer las cosas bien, de andar en la pendeja y desatender mis obligaciones, me caga equivocarme! Sin embargo, creo que esta rachita de pendejez de mi parte me ha enseñado que no pasa nada si la cagas, o más bien que si pasa, pero que se pueden componer las cosas, nadie es perfecto, ni yo!

Anyways, en otro orden de ideas...

Ayer me compré un kilo de uvas verdes y me acordé mucho de él, de cuando nos escapabamos a la marquesa en Silver y nos echabamos en el pasto a comer uvas verdes y vino, de cuando cerraba muy fuerte los ojos y deseaba que el día no acabara, que su celular no sonara y tuvieramos que regresar, de cuando nos despediamos debajo de la lluvia sin saber a ciencia cierta cuando nos volveríamos a ver.

La semana que viene es su cumpleaños, pasa el tiempo y aún me sigue llevando 20 años. En ese entonces pensaba que la diferencia de edades no importaba, que los años entre nosotros no eran un impedimento para nuestro amor, para que él me amara, para que yo lo amara. Y tenía razón, los años entre nosotros no nos impidieron amarnos, lo hicimos, nos amamos mucho.

Sin embargo, 5 años después me doy cuenta que no fueron los años los que nos separaron, fueron las vivencias, las experiencias, los estilos de vida, las complejas diferencias entre una niña como yo y un hombre como él.

Hoy, seguimos siendo amigos, estamos en contacto, eventualmente nos vemos. Hoy, ambos estamos haciendo una vida diferente a la que teníamos hace 5 años, nos da gusto, nos echamos porras y seguimos adelante. El otro día hablabamos de música y me mostró esta canción: http://www.youtube.com/watch?v=-CyPixDcNzk
Cuando la escuché caí en cuenta de por qué nos habíamos separado, repito: no fueron los años entre nosotros, fue que el camino recorrido era muy largo...

Y a pesar de que yo aún no he recorrido mucho, hay días en que Ya no sé qué hacer conmigo.

Cuarteto de Nos, excelente descubrimiento! Gracias Cosa por seguir mostrándome el mundo.

3 comentarios:

Luisz dijo...

Cosas de la vida contemporánea.

Los miembros de nuestra generación encuentran su camino cuando ya han recorrido la mayor parte de él.


Saludos.

(volveré)

davide dijo...

Sigo leyendote y disfutando, espero que todo bien!

Saludos

Mr. Magoo... dijo...

Sera que llegamos a no saber que hacer con nosotros mismos? Esto que ahora dices es muy comun, solo que no todo mundo nos atrevemos a plasmarlo como lo hiciste. Es bueno quejarse de uno mismo, de andar en la pendeja, pero tienes razon, no pasa nada, o al menos nada que no se pueda solucionar. Lo que si es que nos absorbemos cada vez en un mundo que dicen, es el de "adultos", donde hay que jugar el juego de ser un exitoso, cuando nos vamos hundiendo mas y mas en una mediocridad disfrazada de exito, "a working class hero is someone to be".... y despues, nos damos cuenta que no era por ahi, a la media de nuestra vida, con medio camino recorrido, con mas cosas a cuestas que santa claus.... en fin.

La rola, excelente, me gusta tu blog.
Saludos.

Reporte clínico...

    follow me on Twitter

    Terapia grupal...